¿Estás preparado para el reto de vivir en un mundo líquido, en un mundo VUCA? Quiero compartir contigo mi experiencia como Coach ayudando, a las personas y las organizaciones, a desarrollar a través del Coaching 4 antídotos para asumir este reto con éxito. Acompáñame.

Vivimos en un mundo conectado en el que cualquier persona puede interactuar con cualquier otra, en cualquier lugar del mundo, en cualquier momento. Eso ha hecho que todo circule a gran velocidad, que la cantidad de conexiones, intercambios, e interactuaciones se multiplique. La posibilidad de controlar tantas variables se ha esfumado, todo se ha vuelto más complejo, más efímero, menos claro.

Vivimos en un mundo VUCA (Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity), término acuñado en los años 90 por el ejército americano para designar una realidad caracterizada por la Volatilidad, la Incertidumbre, la Complejidad y la Ambigüedad. El mundo en el que vivimos cambiará cada vez con más rapidez, será cada vez más imprevisible, complejo y difícil de interpretar.

La cuestión es si como humanos estamos preparados emocionalmente para vivir en este tipo de entornos, si estamos preparados para manejar la volatilidad sin perder el norte, si podemos vivir con la incertidumbre sin ansiedad, si podemos soportar la ambigüedad sin que quede dañada nuestra esencia y nuestra identidad, y si podemos soportar la presión de la complejidad. Quizás los cambios fuera vayan más rápido de lo que podemos asimilar en nuestro interior, quizás estemos viviendo en un cambio que no somos capaces de digerir, limitandonos a sobrevivir que es una forma de mal vivir.

En mi trabajo como coach en el mundo de la empresa me estoy encontrando con una situación que se repite. Aunque la crisis económica haya pasado, y haya muchos indicios de recuperación, las personas aún siguen en estado de crisis. Todavía no se han recuperado de la pérdida de su empleo y su paso por la situación de desempleo, aunque ya estén trabajando y en puestos similares a los anteriores. Todavía viven con la ansiedad de la situación vivida en el pasado, con EREs, despidos, disminución de ingresos, cierre de su empresa, aunque ahora disfruten de una nueva situación sin problemas. Muchos son los que me repiten que lo tienen todo, pero que sienten que les falta algo. Otros cuando hablan de su día a día, de su trabajo, parece que están describiendo un estado de guerra permanente.

Veo a muchas personas atrapadas emocionalmente en un pasado que les generó mucho dolor porque les desestabilizo, los expulso del mundo en el que vivían, de su zona de confort, y no saben como salir de un limbo emocional que no les deja vivir el presente con plenitud. Otras sienten que viven en un mundo hostil y están en guerra con él, con los demás y consigo mismos. Este estado genera que vivan desconectados de la vida en el mundo de la hiperconexion, que estén encadenados al pasado o abducidos por el futuro, sin disfrutar del presente.

Si a esto le unimos el estado de urgencia en el que vivimos, la presión que hoy en día existe en las empresas, la necesidad de ser polivalentes, de reinventarse profesionalmente, de estar en permanente cambio, no es de extrañar que que muchas personas sientan vértigo, desorientación, ansiedad y ciertas dosis de negatividad que repercute en su desempeño, y por tanto, en los resultados de las empresas.

Tener conocimientos, experiencia, habilidades tradicionales como la negociación, la toma de decisiones, la comunicación, la gestión de personas e incluso el liderazgo, ya no son suficientes. ¿Y cómo asimilar que todo aquello que te hacia un profesional competente ahora parece no ser suficiente? ¿Y cómo aprender de repente a manejar la incertidumbre, la complejidad, la ambigüedad y la volatilidad?

El mundo VUCA no tiene por que ser una amenaza para nuestro vivir, puede ser una oportunidad de explorar nuevos territorios dentro de nosotros y de descubrir nuevas oportunidades fuera. Quizás las nuevas habilidades que requiere el mundo VUCA nos permitan encontrar la mejor versión de nosotros mismos y aportarla a las organizaciones. Quizás desarrollar estas nuevas habilidades nos permitan disfrutar más de la vida y del trabajo. Lo que está claro es que tenemos que emprender un viaje de aprendizaje y adentrarnos en lugares hasta ahora poco frecuentados, que a priori nos pueden parecer peligrosos.

De la misma manera que cuando viajas a un país exótico tienes que vacunarte para poder disfrutar de tu estancia sin sufrir ataques a tu salud, para vivir en el mundo VUCA es importante también que tengas a mano ciertos antídotos. Estos antídotos los puedes fabricar tu solo, o puedes acudir al Coaching para que te ayude a fabricarlos. La decisión será una cuestión de valorar tiempo, capacidades, posibilidades de éxito, energía disponible y otras variables.

Antidotos para vivir en un mundo VUCA

Antidotos para vivir en un mundo VUCA

Los cuatro antídotos que el Coaching proporciona para vivir en el mundo VUCA son:

1.- Para no perderse en el océano de la volatilidad trabaja tu autenticidad, tu esencia, y tu congruencia.

Sólo desde un profundo encuentro con uno mismo, de trabajar el autoconocimiento, de descubrir el auténtico norte de nuestro liderazgo de vida, podremos ser capaces de navegar en aguas turbulentas, con corrientes cambiantes que nos llevan de un lugar a otro, improvisando y reaccionando.

Mantener el norte, el rumbo y el timón de nuestra vida solo es posible si estamos centrados y alineados en pensamiento, acción y emoción. El Coaching te ayuda a conocerte y a encontrar ese eje en el que confluyen armónicamente tus objetivos, tus acciones y tus emociones. El Coaching te permitirá fijar objetivos que encajen en tu vida, porque responden a tu esencia y a tus valores personales.

2.- Para lidiar con la complejidad busca claridad en tus metas y propósitos, y sencillez en tus acciones.

La lucidez y la claridad es fruto de la capacidad de pensar sobre lo que pensamos, de reflexionar sobre nuestros pensamientos y comportamientos. Esta capacidad se desarrolla con el Coaching mediante la creación y elevación de la consciencia, a través de la escucha profunda y las preguntas poderosas. Son esas preguntas, que nunca nos hemos atrevido a hacernos o a respondernos, las que aportan luz y claridad a nuestras vidas.

Nos pasamos la mayor parte del tiempo realizando acciones sin sentido, reaccionando, con la sensación de hacer mucho y no lograr nada. La explicación es que sin una meta clara las acciones se vuelven complejas, costosas, y excesivas en número. La claridad aporta simplicidad a nuestras vidas.

Si has pasado por un buen proceso de Coaching, no sólo lograrás tu objetivo sino que desarrollarás la habilidad de escucharte y preguntarte en el nivel que requiere el mundo VUCA.

3.- Para afrontar la Incertidumbre desarrolla tu habilidad de crear sentido.

La volatilidad y la complejidad nos va a llevar a tener que tomar decisiones con mucha más rapidez y menos certeza de la que estamos acostumbrados. Será imposible controlar todos los elementos y variables, tener toda la información y disponer del tiempo necesario para analizarla.

Crear sentido es relacionar y conectar en un instante múltiples datos, hechos, sensaciones, emociones, vivencias e informaciones, y otorgarles su lugar preciso en el camino que nos hemos propuesto recorrer para lograr nuestra meta. La habilidad de crear sentido está en conectar cada cosa que hagamos con nuestra esencia y nuestra meta, ese será el norte que nos permitirá tomar decisiones con confianza y seguridad, a pesar de la incertidumbre.

Y esta habilidad de crear sentido se desarrolla en el coaching a través de la práctica de conversaciones inteligentes, que nos ayudan a pensar de forma critica, a reflexionar, a no dejarse llevar por lo primero que llega sin más, o por el ruido de lo más placentero, inmediato, lo ultimo, lo de moda. El Coaching te ayuda y te enseña a  cuestionar el discurso y buscar lo que no se dice, lo que se trata de ocultar, a descubrir otras realidades posibles. El Coaching te ayuda a crear sentido, dejando de prestar atención a lo que no es importante, a lo que nos distrae de nuestra meta, porque en una conversación de coaching nunca se pierde el foco en el objetivo, en la meta.

4.- Para saber vivir en y con la Ambigüedad trabaja tu sabiduría, tu intuición, tu creatividad y tu resiliencia.

La sabiduría es el equilibro entre razón e intuición, entre emoción e intelecto, entre reflexión y acción. Las sesiones de coaching te ayudan a crear el espacio necesario para que tu sabiduría interior brote, porque la sabiduría necesita de tiempo y espacio para cocinarse, y en nuestro día a día no nos lo concedemos.

En el Coaching utilizamos las preguntas como herramienta para despertar la creatividad de las personas, para ayudarles a que sean ellos mismos los que exploren opciones, los que vean donde antes no veían. Trabajamos a nivel intelectual y emocional, derribando bloqueos emocionales que impiden aflorar la creatividad (miedos, inseguridades, dudas, culpas) y recuperando todas esas emociones positivas que hacen surgir nuestro yo más original y auténtico.

Con las preguntas y las palabras jugamos, abrimos puertas y canales entre el consciente y el consciente, que poco a poco van haciendo brotar la intuición del cliente, esa conexión entre el consciente y el inconsciente que de forma rápida permite obtener claridad y respuestas, y transformarlas en acciones.

En el mundo VUCA la adversidad se ha vuelto una constante, debido precisamente a la rapidez de los cambios, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad, por ello trabajar nuestra capacidad de reponernos de los contratiempos estará omnipresente. El Coaching te ayuda a apuntalar tu Resiliencia, desarrollando una visión más positiva de las situaciones, trabajando tu optimismo, tu autoeficacia, y tu creatividad. La resiliencia implica reestructurar nuestros recursos psicológicos, es un reseteo de nuestro sistema operativo, que nos permite crecer y desarrollar al máximo nuestro potencial. Entrenarnos en la habilidad de llevar a cabo este respeto de forma continua, y sin daños en el sistema, nos permitirá seguir adelante, reinvertarnos, cambiar con agilidad y permanecer fuertes.

A través de los procesos de Coaching desarrollamos estos 4 antídotos en las personas, antídotos que los preparan para dar lo mejor de si mismos en sus empresas. El Coaching ayuda a las empresas a vivir en un mundo VUCA, porque ayuda a las personas que trabajan en ellas a desarrollar las habilidades que el mundo VUCA requiere. ¿A qué esperar para comprobarlo?

Pin It on Pinterest

Share This
suscriptores alquimiacoach

¿Te lo vas a perder?

'Vine a ser feliz, no me distraigas (Bitácora de la Felicidad)' Es mi regalo para todos los nuevos suscriptores.

114 páginas que son los hallazgos de mi viaje: pautas que ayudan a ser feliz, investigaciones sobre la felicidad, artículos, herramientas, historias, frases y reflexiones propias, y otras de las personas que me han regalado su visión de la Felicidad, canciones, vídeos y alguna sorpresa. 

¡Muchas gracias por suscribirte!