Este blog no se llama AlquimiaCoach por casualidad, por estrategia comercial, de diferenciación, o por capricho. Mi fascinación por la Alquimia viene de lejos, de la época adolescente cuando me empece a interesar por la lectura de todo lo que tuviera que ver con misterios y enigmas sin resolver.

Luego más avanzada ya la edad, se cruzó en mi camino “El Alquimista” de Paulo Cohelo, una aventura de transformación personal contada con mucha magia y simbología. Una historia de cómo lograr nuestra misión en el mundo a través del autoconocimiento, la apertura a las posibilidades que ofrece el mundo, la confianza en nuestra intuición, y la superación personal.

Tengo especial predilección por todos los fenómenos que a pesar de las evidencias empíricas, tienen difícil explicación, están envueltos por un halo de misterio, mantienen una parte oculta al ojo humano, o son fenómenos que no pueden ser objeto de total medición, comprobación o demostración. Atrapa mi atención todo lo que no se deja ver al completo, que guarda una íntima esencia que solo se desnuda ante unos pocos, esos que saben ver con el corazón, que no necesitan saber para creer, porque les vale con su sentir. Me gusta el lenguaje de los símbolos porque explican hechos que no se pueden expresar con palabras.

En el Coaching también hay una parte que para mi es difícil de medir, de cuantificar, de demostrar. Una parte que simplemente esta ahí, que se percibe y se siente, y que tiene mucho que ver con la conexión y energía que se produce entre dos personas y todo lo que moviliza, crea y transforma. Esa parte inexplicable es la que más me atrae y engancha, la que me atrapa y mantiene viva mi pasión por seguir ayudando a otras personas a lograr sus metasEsa parte mágica del Coaching es lo que yo llamo la Alquimia de la Transformación. Parece ser que no soy la única con esta fascinación, pues Carl Gustav Jung también vio atrapado su interés por el estudio de la Alquimia y sus símbolos, y describía la Alquimia como un proceso a través del cual se produce una transformación interna del individuo por medio de su integración, lo que conduce a un estado de plenitud.

Si vamos al próposito último por el que alguien acude al Coaching, más allá del objetivo, y aquí igual me da que sea Life Coaching que Coaching Ejecutivo, nos encontraremos siempre con la necesidad de cambiar algo, de comprender algo, de vencer un bloqueo o resistencia, de reencontrarse a si mismo, de volver a ser feliz o disfrutar, de encontrar sentido, de liberarse de alguna limitación, de descubrir o recuperar todo su potencial y esencia. Porque aunque este propósito no se verbalice o no sea ni siquiera consciente, en algún momento del proceso sale esta necesidad de ir más allá del objetivo, porque realmente en ellas están las razones por las que el objetivo se nos resiste, porque algun tipo de conflicto dentro de nosotros nos roba la energía para desarrollar todo nuestro potencial y alcanzar nuestras metas.

En el proceso alquímico el objetivo es lograr convertirse en oro. Ser oro en nuestro días sería algo así como brillar con luz propia, resplandecer de felicidad, encontrarnos con la parte más pura de nuestro ser (la esencia), tener una existencia limpia de negatividad, o como dice Eckhart Tolle lograr una conciencia pura e iluminada. Vamos, lo que Sócrates llamaba limpiar de maleza nuestra mente, espíritu y existencia para dar a luz la verdad que llevamos dentro.

El proceso alquímico de la transformación en oro

El proceso alquímico de la transformación en oro

Para lograr esa transformación en oro, la Alquimia requiere un proceso de tres fases, que sin duda son las fases que recorre cualquier persona que se acerca al Coaching, y que ya describía Jung:

1.- Fase Nigredo: Inmersión en la materia prima, indagación en el interior de la persona, en sus pensamientos, creencias, emociones, mapas del mundo, fortalezas, deseos, aspiraciones, sueños.  En esta fase la persona se enfrenta a sus miedos, a esas realidades que no quiere ver, a esos aspectos de su persona de los que no es consciente.

Es la fase en la que se hace la luz, en la que aflora al consciente una parte de nuestra zona oscura e inconsciente. La parte representada por todo lo que rechazamos en los demás, que es una proyección de lo que no aceptamos en nosotros, la parte de nosotros que hemos negado por haber sido rechaza por otros, nuestras potencialidades oscurecidas por el no uso.

Esta etapa es aquella en la que uno se sumerge en sí mismo para hacerse consciente de todo lo que hay en su interior, y se hace cargo de ello, se apropia de ello, se responsabiliza de lo que verdaderamente es suyo, aunque no le guste.

Esta es la fase más incomoda de cualquier proceso de desarrollo y transformación, pero es una fase de limpieza necesaria sin la cual es imposible completar todo el proceso, y una de las razones por las que no logramos nuestros objetivos.

2.- Fase Albedo: Esta es una fase de limpieza y despertar. La persona se va deshaciendo de todas las creencias limitantes que le atenazaban, las proyecciones de otros que lo limitaban, las emociones negativas que lo oscurecían, las presuposiciones que le impedían. A medida que el proceso de limpieza avanza, va despertando el verdadero ser, la verdadera persona que habita en nosotros, lo genuino, expontaneo y auténtico como describen también Rogers y Maslow.

Con ese despertar van aflorando capacidades como la intuición, la imaginación, la creatividad, y fortalezas como la confianza, la seguridad, y empieza a desarrollarse todo el potencial de la persona.

Es una fase marcada por la resistencia a dejar ir todo aquello a lo que hemos vivido tanto tiempo apegados, por ello es fundamental la labor de acompañamiento del Coach, que unas veces retará para mantener activo el proceso, y en otros deberá sostener para que no se queme. Es una fase de reconciliación en la que es importante que el cliente logre ver la intención positiva de todo lo que deja ir porque ya no le es útil, pero que sepa agradecer la función que hasta ahora desempeño en su vida.

3.- Fase Rubredo: es la última fase del proceso alquímico, esa en la que emerge lo mejor que llevamos dentro y que realmente somos. En esta fase la persona recupera su poder y sabiduría interior, tiene una consciencia más plena, se responsabiliza y actuar para lograr sus metas poniendo en juego todo su potencial, fortalezas, energía, creatividad, e intuición. Esta fase encarna la transformación, y se materializa en un brillo especial que se escapa por los ojos, la sonrisa y todo el cuerpo, y que nace de lo mas profundo del ser.

Un proceso de coaching exitoso implica que el cliente logre su objetivo. Para ello, el cliente debe aportar su total compromiso y el Coach un buen dominio de la metodología, técnicas y herramientas, y un sólido conocimiento sobre la práctica del Coaching. Ahora bien, la Alquimia de la Transformación solo se logra cuando el Coach además de método pone todo el alma en el proceso, abriendo con su cliente un espacio de conexión de energías que hacen aflorar lo mejor del ser humano.

Yo evaluó mis competencias como Coach, mucho más allá de las que exigen organismos como la ICF, EMCC, AICM, o AECOP. Porque para mas allá de lo que pueda hacer y como, esta lo que pueda crear o ayudar a crear para el cliente. Estas son para mi las Competencias de un Coach Alquimista:

A/ Generar un espacio de confianza

  • Logra la Resonancia Emocional con el cliente
  • Ser auténtica para impulsar la autenticidad del cliente
  • Cercanía y presencia para lograr la apertura del cliente
  • Consciencia y responsabilidad de mi rol para obtener la credibilidad del cliente

B/ Generar un espacio de inspiración

  •  Provocar los insight del cliente
  •  Elevar las metas del cliente
  • Despertar al líder interior del cliente
  • Desarrollar la creatividad del cliente
  • Retar para provocar cambios en el cliente

C/ Favorecer la creación de sentido

  • Ayudar al cliente a alinear todas sus dimensiones (intelectual, emocional, espiritual, corporal)
  • Elevara la consciencia del cliente
  • Conectar al cliente con su propósito, visión, misión, pasión y potencial
  • Fortalecer el compromiso del cliente con sus metas

D/ Favorecer una visión de futuro

  • Potenciar la sabiduría interior del cliente a través de su intuición
  • Desarrollar en el cliente la Metacognición o capacidad de pensar sobre el pensamiento
  • Favorecer la Atención periférica para ser capaz de estar focalizado a la vez en uno mismo, en los demás y en el entorno, y saber descubrir y aprovechar las verdaderas oportunidades
  • Impulsar el empoderamiento del cliente para que sea capaz de asumir nuevos retos en el futuro

¿Te ánimas a probar la Alquimia de la Transformación?

suscriptores alquimiacoach

¿Te lo vas a perder?

'Vine a ser feliz, no me distraigas (Bitácora de la Felicidad)' Es mi regalo para todos los nuevos suscriptores.

114 páginas que son los hallazgos de mi viaje: pautas que ayudan a ser feliz, investigaciones sobre la felicidad, artículos, herramientas, historias, frases y reflexiones propias, y otras de las personas que me han regalado su visión de la Felicidad, canciones, vídeos y alguna sorpresa. 

¡Muchas gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Share This