Esta postal se la envió a todas aquellas personas que están sufriendo, y no se atreven a dar el paso de abrazar plenamente su tristeza por miedo al dolor, la desesperacion, el bloqueo, el hundimiento o la locura. Quiero hacerles llegar un mensaje de esperanza, que sepan que después del abrazo a la tristeza les espera el encuentro con la paz, la armonía y la alegría.

“Abraza tu tristeza, abrázala con intensidad, con ganas, con ternura. Déjala que te rodee con sus brazos, en ella encontras la comprensión y el amor que necesitas para volver a sonreír plenamente. 

La tristeza es tu amiga, una amiga que no exige, que no reprocha, que no juzga. Una amiga que solo escucha, acompaña y reconforta. La tristeza te llevará hacia ese lugar en el que quedó atrapada tu verdadera esencia, aquel primer día en el que le hicieron daño y construyó un disfraz tras el que ocultarse, para huir del dolor, del rechazo y de la incomprensión. 

En la tristeza encontras las llaves de muchas puertas, que aún no has abierto, y que te ofrecen un mundo de oportunidades y posibilidades para ser verdaderamente feliz, sin disfraces, sin apegos, sin dependencias, sin máscaras, sin exigencias, y sin efectos especiales. 

Abraza la tristeza porque es la compañera más sincera de la alegría.”

Pin It on Pinterest

Share This