Con mi anterior post sobre la reinvención a los 40, ya habíamos recorrido un largo camino para llegar aquí. Cada vez estamos más preparados, más seguros para dar el siguiente paso en nuestra nueva etapa. Continuemos pues con la ruta donde la habíamos dejado:

 

5.-Construir la historia, nuestra historia

Si unimos 40 a un momento de cambio o transito, el vértigo aparece de repente, con el vértigo el mareo, y con este la confusión y la perdida de visión. Echamos la vista atrás y nada de lo que hemos hecho parece tener sentido, ni guardar coherencia, y eso nos hace sentirnos poco útiles, efectivos y competentes. Queremos contar nuestra trayectoria profesional y nada parece encajar, no sabemos porque hemos hecho muchas de las cosas que hicimos, y casi todo nos parece que no fue acertado.

Es el momento de reconstruir nuestra historia, de darle sentido a todas nuestras acciones, de forma que explique por qué estamos ahora donde estamos y por qué queremos ir hacia donde vamos. Y créeme, ese sentido esta ahí, pero no hay que buscarlo en lo hechos, ni en los resultados, hay que buscarlo en esos mensajes ocultos que hay detrás de cada decisión, en nuestros mas profundos motivos.

Cuentate a ti mismo tu historia, escúchala, y siente lo que te dice. Si no la aceptas algo no va. Prueba a enseñársela a alguien que te conozca bien y sepa ver más allá, y deja que te diga lo que él o ella ven en tu historia que tú no explicas, y añádelo porque ahí esta tu esencia. Vuelve a leerla hasta que sientas que has dado a luz algo que llevaba mucho tiempo dentro de ti. Es preciso aceptar nuestra historia, creérnosla y sentir que estamos en ella, en cada palabra y en cada párrafo, en cada momento y en cada decisión.

Escribe tu historia en positivo, es una labor de reinterpretación de tu vida, en la que lo importante es lo que dice de ti, de lo que realmente eres y cómo eres. Repasa todas las decisiones que has tomado, indaga en los motivos, trata de entenderlos, y explícalos en tu historia: aquí están tus valores, tus sueños, tus deseos. Busca en cada decisión la evolución que ha supuesto en tu trayectoria, siempre la hay aunque se abandonen cosas en el camino, aunque parezca que ha habido un paso atrás.

Extrae lo bueno de cada experiencia o etapa de tu vida, que es lo que has aprendido, para que te ha servido, cómo explica tu avance y el punto en el que te encuentras hoy. Ahí esta tu actitud, tu manera de ver el mundo. Busca la relación y la conexión entre las distintas experiencias y etapas de tu vida: hay está tu sentido, tu propósito. Todo esta conectado, todo tiene algo que ver entre si.

Cuando yo escribí mi historia y la acepte, dije SIIIII, ahí estoy, me sentí liberada y muy satisfecha.

 

6.- Renueva tu marca personal

En este punto toca hacer limpieza en el armario, deshacerse de la ropa vieja que ya no nos dice nada cuando la ponemos, que no nos sienta, y darle espacio a la que más nos favorece y más encaja con nuestra actitud renovada, nuestro potencial desempolvado y nuestras habilidades pidiendo a gritos salir.

Asienta tu imagen renovada sobre todo lo construido en el camino de la reinvención, esto te dará credibilidad. Diferenciate por tu esencia, se auténtico, se coherente con tus valores, hazte visible.

Cuida tu marca al detalle, es la huella que dejas en las personas a tu paso.

 

reinventarse2

 

7.- Comienza la actuación

Llego el momento de sacar a pasear a nuestro nuevo Yo, a nuestra marca renovada. En nuestra puesta en escena deben estar presentes siempre 3 ideas clave:

– hacia donde vamos, es decir, cual es nuestro objetivo profesional actual.

– por qué lo hemos elegido, cuales son los motivos de nuestro cambio.

qué puedo aportar a los demás, qué puedo hacer por ti.

Comienza por tu entorno cercano, ellos tienen que ver el cambio, comprenderlo e incorporarlo con normalidad a sus vidas. Si no es así, es que o no es coherente o algo no esta bien explicado. Cuando relates la historia de tu cambio todos deben poner esa cara de “no me extraña” “no me sorprende” “me preguntaba porque habías esperado tanto” “lo veíamos venir”. Tu historia de cambio debe conectar con tu círculo más cercano, aunque suponga un cambio en vuestras relaciones, si el cambio es coherente con tu esencia y con tus sueños, los que te conocen y te quieren se alegraran, se sentirán orgullos de ti, te animaran, lo entenderán.

El siguiente paso es buscar a tu tribu, unirte a ella, conectar con otras personas que están moviéndose en la misma dirección que tú, que están haciendo cosas similares a las que tú haces. Personas con las que puedes colaborar, personas que te pueden aportar contactos importantes en tu nueva etapa profesional.

No te olvides de los contactos que ya tienes, que has ido creando en tu camino, reconecta con aquellos que te aportan energía, oportunidades, nuevos contactos. Identifica a los prescriptores de tu talento y procura hacerte acompañar por ellos con frecuencia, son los mejores catalizadores de tu carrera profesional.

Y no pares de acudir a reuniones, cursos, eventos, encuentros, cuanta más gente sepa de tu nueva etapa, de lo que haces, de donde te quieres situar, más oportunidades de desarrollo estas generando. Siembra, transmite, ilusiona, contagia.
Cada conversación es una oportunidad

 

8.- Vive, no lo dejes para mañana

Como ultimo consejo, no te olvides de vivir. Además de potenciar tu vida profesional, deja tiempo y espacio suficiente para ti, para hacer deporte, para escuchar música, para salir con los amigos y la familia, para pasear solo por un parque, para ir al teatro o al cine, para reflexionar y escribir, para disfrutar de la vida y del tiempo como más te guste. Para de vez en cuando, desengánchate de todo lo que haces habitualmente, rompe la rutina y el hábito, vive una aventura, haz algo insólito, diferente, rompe las normas.

No dejes de aprender cosas nuevas y diferentes, frecuenta ambientes y lugares no habituales. Apúntate a un taller o curso fuera de tu ciudad, sobre un tema que no sea de tu profesión pero que te interese y te atraiga. Revisa tu historia todos los años, no es un punto y final sino un punto y seguido, tiene que seguir escribiéndose con nuevas experiencias, nuevos viajes, nuevas personas.

 

reinventarse3

 

El camino de la reinvención no tiene por qué vivirse en soledad, por experiencia puedo decirte que es más bonito y fructífero que sea acompañado. En esa labor de acompañamiento es importante contar con un coach y/o un mentor que te pueden ayudar a reflexionar más profundo, a adquirir consciencia, a hacerte las preguntas que tú no te haces, a abrirte puertas, a darte consejos, feedback, que te apoyen y te reten.

También puedes apoyar tus primeros pasos en algún libro como “El camino del artista” de Julia Cameron, “Encuentra tu elemento” de Ken Robinson o “Reinventarse” de Mario Alonso Puig.

Lo más importante es dar el primer paso.

suscriptores alquimiacoach

¿Te lo vas a perder?

'Vine a ser feliz, no me distraigas (Bitácora de la Felicidad)' Es mi regalo para todos los nuevos suscriptores.

114 páginas que son los hallazgos de mi viaje: pautas que ayudan a ser feliz, investigaciones sobre la felicidad, artículos, herramientas, historias, frases y reflexiones propias, y otras de las personas que me han regalado su visión de la Felicidad, canciones, vídeos y alguna sorpresa. 

¡Muchas gracias por suscribirte!

Pin It on Pinterest

Share This